danieltroncoso.com

Reflex

¿Te despertaste alguna vez sintiendo el sabor amargo del fracaso y de la impotencia… te había acostado así y aunque pudiste conciliar el sueño, al despertarte esa sensación seguía allí, produciendo desazón en su fuero íntimo, abarcando todo el ser, al enfrentarse con un problema del qué no podría salir?

En esos casos hay dos formado de reaccionar:

1) Tener la certeza de qué Dios ya lo sabe, porque si Él sabe cuan se nos cae un cabello "Pues aún los cabellos de vuestra cabeza están todos contados" (San Lucas 12:7) ¿No sabrá cuanto estamos afligido en esta situación?... Claro que sí amigo… además de saberlo, Él tiene todo el poder para cambiar el curso de las cosas.

2) Si Dios no soluciona el problema, cómo se lo hemos pedido, algún propósito definido tiene al permitir qué estemos en esa circunstancia. Nuestra parte entonces es decir: "Señor, ¿Qué lección quieres enseñarme al pasar por está prueba?" Nuestra reacción en esos casos determina nuestra madurez espiritual.

Amigo permita qué está situación qué vive hoy le lleve a conocer al Señor más íntimamente y aprender las lecciones de fe qué encierra. No olvide, Dios le tiene en cuenta y aún sus cabellos están contados...

 

Curiosidades...!

Atención

Reconciliate contigo mismo, ponte frente al espejo y piensa que ésa criatura que estás viendo es obra de Dios, y decide ahora mismo ser feliz, "porque la felicidad es una adquisición

Sigue...!

¡Si alguien no te comprende, perdónalo y no te detengas! No guardes en tu corazón amarguras, tristezas y resentimientos. Sigue tu camino que nada te detenga, hay alguien que espera tu apoyo, amor y comprensión. En el camino de la vida nos esperan lecciones de amor que nos harán crecer.

Radio

Radio En Vivo